Memorias de un Foro Inesperado

Autor: Aequales

Por: Maria Adelaida Perdomo*

Aequales decidió salir a la luz pública planteándose un primer reto: generar consciencia sobre el tema de la mujer en el campo laboral en Latinoamérica. Fue así como decidimos organizar un primer Foro en Bogotá donde pretendíamos reunir expertas en inclusión a la par de líderes profesionales para que, desde las distintas voces, generáramos una discusión basada en prácticas actuales y concretas para la inclusión de la mujer. Con este fin, reunimos a panelistas de organizaciones internacionales, del Estado y de empresas para que desde los distintos ámbitos nos contaran sobre las oportunidades de la mujer en la actualidad.

El tema de la inclusión de la mujer en el campo del trabajo ha sido menospreciado frente a otros temas de género que han demandado atención urgente, como lo es la prevención de las violencias contra la mujer. Sin embargo y afortunadamente, en varios países de Latinoamérica existe una creciente tendencia a comprender la equidad laboral como parte del desarrollo de la mujer en la sociedad de manera integral y como piedra angular de su empoderamiento. Es así como hoy en día se discute en el mundo de la política y los negocios acerca de la participación de la mujer en la economía, los espacios que estamos ocupando y el modelo de liderazgo que estamos proponiendo, así como las nuevas preguntas que esto suscita sobre las responsabilidades de la mujer y del hombre frente a la sociedad.

Para el primer panel del foro escogimos traer a invitadas que discutieran acerca de los incentivos que existen hoy en día para generar condiciones de igualdad en un espacio tradicionalmente masculino: el trabajo. En este sentido, discutimos acerca de procesos de certificación de empresas en equidad de género, y fue muy claro el papel que cumple la empresa como motor de la sociedad y por lo tanto el rol fundamental que debe cumplir la mujer allí. Las panelistas resaltaron que es primordial que las empresas comprendan que la inclusión de la mujer va mucho más allá de una causa de justicia social. La inclusión de más mujeres en cargos de liderazgo está directamente relacionado con una mayor productividad de las empresas, factor por el cual la inclusión de la mujer debe ser considerada como una estrategia de negocios. Pero, ¿cómo retener el talento femenino en las organizaciones? Las panelistas resaltaron que las culturas empresariales deben promover prácticas de trabajo flexible, y que en este proceso el papel de los hombres es imprescindible, puesto que cuando se logra el equilibrio en los roles tradicionales de género, la mujer puede conciliar su vida familiar con la laboral.

Un ejemplo claro de esta situación lo resaltó una de las invitadas del panel. Una mujer se presenta a una entrevista de trabajo y cuenta que es madre de dos hijos –una de cuatro y otro de dos años-, ella ha estudiado en determinada universidad y realizó una especialización. El mismo perfil se encuentra en un hombre: dos hijos, la misma universidad y la misma especialización. ¿Cuál es la percepción de la persona que entrevista? Con la mujer, la empresa teme acerca de su compromiso y puntualidad, pues consideran que la familia siempre tendrá prioridad sobre su trabajo. Con el hombre ocurre todo lo contrario. Un padre de familia y esposo denota responsabilidad y estabilidad. De acuerdo a esta y otras realidades desiguales, comprendemos que aun existe en las empresas un fuerte sesgo de género que debe ser abordado desde las áreas directivas de las empresas, para que las políticas y culturas equitativas se conviertan en una práctica transversal a la organización.

Para el segundo panel del foro decidimos ahondar en la experiencia de la mujer en las organizaciones en Colombia. Así, invitamos a una líder en periodismo, otra líder que actualmente trabaja en el Estado promoviendo iniciativas para reducir la pobreza y finalmente a la fundadora de una organización que propende por el liderazgo profesional de la mujer.

La conversación, naturalmente, tuvo una dirección muy distinta, al referirse específicamente a las vidas de las mujeres presentes y reunir visiones divergentes. Se discutió acerca de si es relevante o necesario explicitar las condiciones de inclusión de la mujer en las organizaciones; para algunas panelistas esto no era necesario pues nunca habían sentido discriminación con base en su género y siempre han logrado sus objetivos mediante el trabajo duro. Otras panelistas defendían la postura de que la discriminación se siente y se ejerce según la clase social, y entre menos recursos se tiene (por ejemplo, para el cuidado de los niños) más proclive se es a obtener menos oportunidades laborales.

Se habló también acerca de sectores que son menos propensos a ser equitativos, como el periodismo, tradicionalmente considerado de riesgo y valentía y sobre cómo para sobresalir en él es necesario que la mujer esté constantemente justificando su éxito, lo cual la lleva a cargar muchas veces injustamente con el estigma de haber utilizado su sexualidad para lograrlo.

Un punto importante en la mesa fue el de las barreras internas. Hablamos de que nosotras mismas como mujeres nos imponemos estas barreras, por ejemplo, al aceptar que nos llamen ‘niñas’ toda la vida, al mantenernos por fuera de la discusión, al invisibilizarnos a nosotras mismas por no dar a conocer nuestros logros y capacidades, por miedo a ser desprestigiadas o menos queridas por otros.

Finalmente, hablamos acerca de las barreras externas que imponen las estructuras de la sociedad sobre nosotras, como lo es la desconfianza hacia el liderazgo femenino, la diferencia de salarios entre hombres y mujeres en el mismo cargo y el menosprecio hacia las características típicamente femeninas (conciliación, cooperación, apelar a las emociones). Como parte de estas barreras se mencionaron aquellas que las mismas mujeres ponemos sobre otras mujeres en forma de discriminación, rivalidad o competencia. En general, el Foro fue un excelente espacio de discusión acerca de las apuestas organizacionales, estatales y de negocios que a partir de distintas motivaciones propenden por la equidad de género en el campo laboral, permitiendo la discusión honesta y personal de mujeres que han logrado el liderazgo y el éxito.

Aequales logró su cometido al lograr incorporar voces expertas y nuevas a la discusión sobre el papel y el desempeño de la mujer en las organizaciones en Colombia y en el exterior, y, especialmente, dejar un cuestionamiento en las mentes de los asistentes: ¿qué podemos hacer cada uno desde nuestro lugar de trabajo para propiciar la igualdad real de oportunidades?

*Experta en género y derechos humanos. Co-fundadora de Aequales, institución enfocada en reducir la brecha de género en las empresas en Argentina, Colombia y Perú.

Aequales Perú

+51 942 773 788

[email protected]

Aequales Colombia

+57 310 267 6631

[email protected]